martes, 6 de noviembre de 2018

basta ya de falsos cielos

"Basta ya de falsos cielos. No más magia maldita. 
Me odias y te odio. Ya veremos quién odia mejor. 
Pero, primero, destruiré tu odio. Ahora. 
Mi odio es más frío y más fuerte, y te quedarás sin odio en el que calentarte. 
Nada tendrás". 
Ancho mar de los Sargazos de Jean Rhys


ya no importa.
no importa el deseo.
mi único deseo.
mi único deseo desde que tengo memoria.
la cordura, la tranquilidad, el equilibrio.
ya no importa.

por mucho que llore,
que lo intente, que grite, que arañe
el fuego con el que me caliento.
ya no importa.
basta ya. 
ni siquiera el odio me queda.
basta ya. quisiera apagarme, 
olvidar el deseo, dormir, dormir
durante días, regenerarme
como una planta helada en el tiempo
que sobrevivirá diciembre, 
enero, febrero y revivirá en primavera. 

basta ya. 
ni siquiera el odio me queda.
ni siquiera el deseo me queda.
 

sábado, 27 de octubre de 2018

mis padres me han engañado todos estos años.
nuestra genética no obedece:
es una genética disforme que se retuerce dentro del tarro,
como un pulpo de inteligencia suave.

vengo de una estirpe que ha obedecido durante siglos
y ha enfermado por ello en cada generación,
migrañas
ansiedades
cardiopatías
insomnio

porque:
antes la enfermedad que la muerte,
antes la opresión que el abandono a los hijos, a los tuyos.

jueves, 18 de octubre de 2018

ciclos

ahora, después de varias repeticiones,
lo sé:

lloraré un día entero,
me vaciaré y,  a la mañana siguiente,
el cielo estará despejado.

abriré las ventanas del piso,
barreré con sal los suelos
y volveré a empezar,
como si no hubiera pasado nada,
tranquila, descansada.

domingo, 30 de septiembre de 2018

septiembre 2018

no me apetece.
no me apetece.
no me apetece.

borro, guardo en cajas, borro,
me quedo con pocas cosas, 
con pocas fotos, con lo justo para sentir
que no he perdido el tiempo
otra vez. 

miércoles, 26 de septiembre de 2018

esta genética, de ojos caídos, 
me hace triste en la sonrisa, en la tranquilidad. 
me hace triste y me separa de las emociones de los otros.

esta genética, de ojos caídos,
hace que nunca me reconozca en las fotografías,
en algunos espejos, en muchas palabras.

lunes, 10 de septiembre de 2018

mi corazón no me basta. 
en la noche siento que mi corazón, 
atrofiado congénitamente, no me basta.

mi corazón es pequeño, una habitación de hostal sin aseo,
de paredes angulares, estucadas, viejas. siento que las vibraciones 
ponen en peligro la estructura de la fachada. siento que las vibraciones 
comprometen la integridad del edificio. siento que las palpitaciones
se perdieron en un latir acuático, lánguido, inútil.

mi corazón es pequeño pero el temblor es inmenso, 
y me lleva como una ola silenciosa, de esas que contienen un peligro
animal, intuitivo. 

mi corazón no me basta y ya sólo me queda
escupir la bilis, escupir los ganglios
que constriñen mi cuello 
                                                cada día.

sábado, 1 de septiembre de 2018

tu cerebro es tan frágil
tu cordura es tan frágil

toda tu identidad es tan frágil, amor,
que no lo puedes ver.