jueves, 24 de enero de 2019

Ceci n'est pas un poème

hace poco que lo sé y me horroriza, aunque me horroriza más no haberlo visto hasta ahora con claridad. hay una pequeña parte de mí, minúscula, que cree que los hombres son mejores que las mujeres. es una parte recóndita, escondida en la esquina de alguna célula. es una parte que duda de nuestro poder, de nuestra resiliencia, de nuestra cordura, de nuestro derecho a pisar la tierra, a poseer nuestro cuerpo y nuestra voluntad. hasta ahí llega el veneno, en dosis pequeñas, dosis constantes desde el nacimiento. 

me da miedo decirlo, me da miedo escribirlo pero lo hago para tomar conciencia. no es una parte racional, tampoco instintiva. es una parte intoxicada, moldeada por otros, por los que mantienen el poder. hace poco que lo sé y ahora entiendo mejor cada violencia, cada desprecio. el horror. algunos tejidos están dañados para siempre, son irrecuperables. 

otros no y, por esos, 
yo vivo y espero. 

miércoles, 2 de enero de 2019

arbequinas

en casa de los abuelos comíamos muchas arbequinas. 
guardábamos los huesos, 
los lavábamos y mi abuelo los perforaba con una broca muy fina,
para hacer rosarios low cost. 

domingo, 25 de noviembre de 2018

este pensamiento es un hilo
tenso



que desea estallar, que-
brarse.

martes, 6 de noviembre de 2018

basta ya de falsos cielos

"Basta ya de falsos cielos. No más magia maldita. 
Me odias y te odio. Ya veremos quién odia mejor. 
Pero, primero, destruiré tu odio. Ahora. 
Mi odio es más frío y más fuerte, y te quedarás sin odio en el que calentarte. 
Nada tendrás". 
Ancho mar de los Sargazos de Jean Rhys


ya no importa.
no importa el deseo.
mi único deseo.
mi único deseo desde que tengo memoria.
la cordura, la tranquilidad, el equilibrio.
ya no importa.

por mucho que llore,
que lo intente, que grite, que arañe
el fuego con el que me caliento.
ya no importa.
basta ya. 
ni siquiera el odio me queda.
basta ya. quisiera apagarme, 
olvidar el deseo, dormir, dormir
durante días, regenerarme
como una planta helada en el tiempo
que sobrevivirá diciembre, 
enero, febrero y revivirá en primavera. 

basta ya. 
ni siquiera el odio me queda.
ni siquiera el deseo me queda.
 

sábado, 27 de octubre de 2018

mis padres me han engañado todos estos años.
nuestra genética no obedece:
es una genética disforme que se retuerce dentro del tarro,
como un pulpo de inteligencia suave.

vengo de una estirpe que ha obedecido durante siglos
y ha enfermado por ello en cada generación,
migrañas
ansiedades
cardiopatías
insomnio

porque:
antes la enfermedad que la muerte,
antes la opresión que el abandono a los hijos, a los tuyos.

domingo, 30 de septiembre de 2018

septiembre 2018

no me apetece.
no me apetece.
no me apetece.

borro, guardo en cajas, borro,
me quedo con pocas cosas, 
con pocas fotos, con lo justo para sentir
que no he perdido el tiempo
otra vez. 

lunes, 10 de septiembre de 2018

mi corazón no me basta. 
en la noche siento que mi corazón, 
atrofiado congénitamente, no me basta.

mi corazón es pequeño, una habitación de hostal sin aseo,
de paredes angulares, estucadas, viejas. siento que las vibraciones 
ponen en peligro la estructura de la fachada. siento que las vibraciones 
comprometen la integridad del edificio. siento que las palpitaciones
se perdieron en un latir acuático, lánguido, inútil.

mi corazón es pequeño pero el temblor es inmenso, 
y me lleva como una ola silenciosa, de esas que contienen un peligro
animal, intuitivo. 

mi corazón no me basta y ya sólo me queda
escupir la bilis, escupir los ganglios
que constriñen mi cuello 
                                                cada día.