miércoles, 11 de julio de 2018

los caballos salvajes ya no existen



Ninguén
me prohibirá nunca
estar soa.
Lupe Gómez


ningún hombre podrá quitarme
mi soledad, mi silencio.
nadie nunca podrá quitarme
mis palabras, mi cuaderno, mi cuarto,
mi colección de recuerdos,
cuidadosamente escogidos en un álbum
mental:

los brazos de mi hermano antes de un desmayo eléctrico en 2014.
una tarde en Allariz con mis padres ese agosto.
un paseo en barca por el río Cam en 2015.
plantar un árbol ese mismo otoño. un vuelo nocturno en bicicleta
por una Meridiana desierta. la brisa helada del mar en el Sitges de 2016.
la reforma de mi primer baño junto a mi padre en octubre.
un recital en Santiago con Emma en el verano de 2017.
una tarde lluviosa en mi piso, después de hacer perder un tren en 2018.
el primer baño en la piscina familiar a finales de junio.
nuestras comidas en Girona, pese a la enfermedad que va y que viene.

creo que soy un caballo salvaje,
pero los caballos salvajes ya no existen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario