sábado, 6 de enero de 2018

soy una poeta enfurecida que
no puede escribir. 
las palabras precisas flotan a mi alrededor
mientras el asco permanece adherido a la piel.

pero mis poros pronto limpiarán con sudor
este desastre y 
podré volver a la pluma,
a las teclas, a la calma de pertencer. 

porque hay belleza infinita
en sobrevivir a un sociópata.
hay belleza en destruir la ceniza,
en conjurar la bondad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario