miércoles, 10 de enero de 2018

redención


Grandmother, the alchemist, you spun gold out of this hard life,
conjured beauty from the things left behind.
Beyonce, Lemonade



para mi abuela Nieves y para mi madre


la abuelita que me vivió
no nos quiso nunca. por eso quiero
pensar que la madre de mi padre
sí me habría querido.
me imagino las historias que
podría haberme contado, los
remedios para curar las heridas
con plantas salvajes y plantas
domésticas que podría haber
tatuado en mi memoria.


me imagino sus manos arrugadas y frescas
calmando mi frente cuando las migrañas aparecen.
me imagino su voz suave, rota, gallega,
llena de recuerdos de mujeres
pertenecientes a nuestra estirpe.
me imagino sus rasgos,
robados de mi padre y de mis tías
(y de mi tía Soledad, por supuesto).
me imagino su humor, seco y áspero.
me imagino también el abrazo de su sonrisa,
tímida y verdadera.


la abuelita que vivió
no nos quiso nunca pero mi
madre, sin saberlo, nos quiso
por las dos y empezó una dinastía
en la que Nieves fue la primera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario