lunes, 4 de septiembre de 2017

Como caballos en la niebla

Vivo en esta tierra
que me desespera.
Vivo en esta tierra
a veces ya desierta.

Fuel Fandango


El nudo en la garganta ha vuelto; 
aprieta fuerte para recordarme que 
salir corriendo hacia la niebla
siempre es una opción cálida y confusa,
liberadora. Desaparecer.

Mi cuerpo está dispuesto,
me habla bajito mientras me arreglo por la mañana,
mientras remuevo el café.
Las piernas se disparan bajo el escritorio; es un tic nervioso que concentra
mil carreras cobardes, felices.

Al otro lado me espera esa bruma blanca,
bella, despiadada y orgullosa,
que se lo traga todo sin contemplaciones,
que no pregunta, que libera y destruye
a la vez, como el cristal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario