viernes, 24 de febrero de 2017

El calor residual del horno
me hace sentir que mi pisito es
una cueva indestructible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario